Dulces

Brownie

septiembre 19, 2019

Me encanta el chocolate puro, el amargo….así que hoy os quiero presentar mi versión del Brownie…apto para celiacos e intolerantes a la lactosa.

El chocolate es un alimento de una fama universal al que, sin embargo, se le achacado la etiqueta de no ser un buen aliado en la dieta. No obstante, este dulce presenta unas propiedades que hacen de él un alimento beneficioso, algo que se relaciona con los orígenes naturales del grano.

El elemento básico del chocolate, como todo el mundo sabe, es el cacao. El cacao puro, sin mezclar con azúcares ni aditivos, tiene componentes muy beneficiosos para el organismo. Por ejemplo, la presencia de los flavonoides, destacados por facilitar la dilatación de las arterias de nuestros riñones, lo que podría contribuir a regular el aporte de oxígeno y de nutrientes que llegan a estos órganos.

Además, el consumo de chocolate en medidas normales y con altos índices de cacao puede ayudar a la salud más de lo que a primera vista se cree. Algunos de los principales beneficios son:

Reduce el colesterol

Para que se produzca una reducción del colesterol el consumo del chocolate tiene que ser moderado. Esto se debe a que el cacao cuenta con ácido oleico, un elemento que es destacado por ayudar a bajar el colesterol.

Es un alimento saciante

Una de las principales ventajas del chocolate puro es que no es necesario comer grandes cantidades para sentirse saciado. Este alimento, además de contribuir a que nos sintamos llenos, también lleva un alto porcentaje de fibra, haciendo que con una pequeña cantidad del mismo se pueda alimentar un antojo e incluso evitar el consumo de otros alimentos más calóricos que puedan hacer subir de peso.

Alivia el estrés y es un antidepresivo natural

Otra de las principales ventajas que se atañen a este alimento está relacionada directamente con el estrés. Cuando se produce un consumo, igualmente moderado, de chocolate amargo los niveles de hormonas del estrés en el organismo se reducen significativamente, dando lugar a una mayor concentración y tranquilidad.

La razón por la que ocurre esta sensación se debe a la serotonina presente en el cacao.La serotonina es un antidepresivo natural muy potente, algo que se ve incrementado además porque el chocolate, o mejor dicho el cacao, también estimula la producción de endorfinas, es decir, las responsables de las hormonas del placer.

Aporta una gran cantidad de fibra

Una barra de 100 gramos de chocolate de 70-85 por ciento de cacao tiene aproximadamente 11 gramos de fibra. La fibra soluble es la que ayuda a mantener el colesterol controlado, con una sensación de saciedad prolongada y es bueno para la salud digestiva.

Es bueno para la salud cardíaca

Comer chocolate negro puede reducir en parte el riesgo de enfermedad cardiovascular. Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Harvard demostró que comer chocolate cinco o más veces a la semana impacta significativamente el riesgo de enfermedad cardiovascular, aproximadamente en un 57 por ciento.

El chocolate amargo es rico en flavonoides. Estos son un antioxidante vegetal que pueden inhibir la oxidación del colesterol LDL (o colesterol «malo»), combatir la formación de coágulos sanguíneos, regular la respuesta inflamatoria de los vasos sanguíneos y controlar la presión arterial. Además, algunos tipos de flavonoide, por otro lado, también han demostrado poder inhibir tumores agente-inducidos en ratas y ratones.

Beneficioso para la piel

Tanto su consumo como incorporación en mascarillas, puede mejorar notablemente la piel gracias a dos antioxidantes: fenoles y catequinas. Estos nutrientes regeneran la piel y reducen su inflamación, lo que puede ser muy útil ante una quemadura de sol. Además humecta y suaviza la superficie dérmica, contiene antioxidantes que luchan contra los radicales libres que causan el envejecimiento, suaviza las arrugas y mejora la circulación.

RECETA

Ingredientes

  • 85 g de mantequilla ( se puede sustituir por margarina o por mantequilla sin lactosa)
  • 225 g de chocolate negro para postres
  • 2 huevos L
  • 5 g de cacao puro en polvo
  • 30 g de harina de arroz
  • 140 g de frutos secos ( yo uso nueces pero podéis usar cualquiera)

Preparación

  • En primer lugar, y como consejo, preparad todos los ingredientes ya pesados.
  • Poned el chocolate al baño María o bien, derretirlo en el microondas con mucho cuidado y poco a poco.
  • Los huevos y la mantequilla deben estar a temperatura ambiente.
  • Mezclar los ingredientes secos, ponerlo en un bol ( si tenéis mezcladora, lo ponéis todo y lo mezcláis 5 min)
  • Añadir los ingredientes líquidos ( chocolate, mantequilla y los huevos) y mezclarlo con la batidora.
  • Cuando esté mezclado todo, añadir las nueces.
  • Engrasad un molde y verter la mezcla en él ( si queréis un consejo, después de engrasar el molde, espolvorear un poco de harina de arroz por todo el molde…no se os pegará)
  • Meter al horno precalentado a 180ºC durante 45 min ( el tiempo es muy relativo, todo depende del horno que tengáis en casa. Lo mejor es que a partir de los 35 min, lo vigiléis para que no se seque)
  • Dejad que enfríe antes de desmoldar.
Aquí están en la mezcladora la mantequilla y los huevos, y el chocolate ya derretido.

Así tiene que quedar el chocolate….

He de decir que yo le añado esencia de vainilla y queda riquiiiisiiimooooo……pero vosotros podéis hacer las variaciones que queráis.

Cuando lo presentéis, os quedaría muy bien espolvorearle por encima un poco de cacao puro…le da un toque muy bueno cuando lo comes.

¡Pues solo queda disfrutarlo!

¡Que aprovecheee!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *